Cinco beneficios personales sobre las charlas de divulgación

Te conviene leer este post si te gusta la divulgación de la ciencia y tienes dudas de adentrarte en esta aventura. Te contare de mi experiencia grata con la socialización de la ciencia del D.F.

Antecedente. En la ciudad de México se ha emprendido una campaña que lleve los desarrollos de la ciencia y la tecnología al grueso de la población, también a los que poco tocan el ordenador o los que les gustaría ver un rostro sin la pantalla del ordenador. En ese marco, se crearon las charlas de socialización de la ciencia. Yo me comprometí en dar algunas en varios foros: en una plaza publica, en un modulo de un parque y en un edificio antiguo en el centro histórico de la ciudad. En esas charlas hablo del microscopio de fuerza atómica (AFM), un poco de nanotecnología y de los beneficios de ser físico. De esta charla encuentro los siguientes beneficios.

1. Contacto con la gente. Las personas realmente le interesa los temas de ciencia. Jóvenes adultos, viejos, amas de casa, borrachines, todos están interesados en saber sobre la vanguardia en los laboratorios. Lo cual es un beneficio para los que hacemos ciencia para el gobierno pues promovemos que se apoye a la ciencia, que tanto necesita nuestro pueblo.

2. Perder el miedo al público. Cuando se les da la oportunidad la gente pregunta. Usualmente los expositores oran al dios de los ateos para que nadie les pregunte y les ponga un cuadro a la lengua, lo que crea mayores errores frente a un público más hostil, como los sínodos de un examen de licenciatura. Las charlas de divulgación permiten obtener experiencia como conferencista.

3. Conocer gente interesante. Después de las charles me he encontrado con personas interesadas en la investigación: médicos que les gustaría aplicar lo que se les mostró, organizadores de congresos, jovencitas que les pareces muy atractivo, te invitan una copa o las dos. Al final se pueden hacer negocios a partir de las charlas.

4. Aprendes a realizar eventos masivos. Al principio me parecía trivial, pero se requiere mucha organización y comunicación para realizar un evento de charlas científicas para un gran público.

5. Te oreas del laboratorio, te da el aire y te das un baño de pueblo. De cierto es que el grueso de la población cree que los científicos están locos y quieren conquistar al mundo o que son muy distraídos y no se saben abrochar las agujetas de los zapatos. Muchos son así, pero podemos ser más que esa imagen trillada.

Mi experiencia en las charlas de divulgación ha sido grata, pero es un complemento de lo que realmente me interesa: investigación de vanguardia.

3 comentarios:

  1. Me encantaría que algún días pudiésemos coincidir en algún evento. Yo lo tengo difícil para cruzar el charco, ojalá alguna organización me invite, iría encantado.

    Lo mismo te digo a tí, ojalá puedas venirte por España en alguna ocasión y que coincidamos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el comentario, ojala se pudiera.

    ResponderEliminar
  3. Saraí Hernández1:25 a.m.

    Para mi programa de extensión y difusión cultural de la preparatoria, estamos organizando un platica de divulgación ahi mismo para aumentar el interés de la ciencia entre los chavos.

    Me anima que publiques esta anotación, he de comentarte que mis compañeras de equipo creen que nadie iría a nuestro "dia de ciencia" pero tengo la esperanza de que sea un exito.

    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.