En la Luna soy más ligero, ¿puedo también ser más fuerte?

En múltiples videos podemos ver el poder de la ingravidez, los hombres pierden su ancla al suelo y sus saltos son más altos. ¿Qué nuevas habilidades se adquieren instantáneamente? ¿La súper-fuerza es una opción?

Los astronautas pueden saltar livianamente en la Luna porque la gravedad ahí es menor, por lo que sus piernas, acostumbradas a vencer una fuerza mayor, son más poderosas ahí. Luego los saltos son más intensos, más altos. De la misma forma cuando trata de levantar una roca grande, le parece que es liviana. El peso de la roca disminuye.

Sin embargo, el atornillar una pieza cuesta el mismo esfuerzo en la Tierra y la Luna. La energía para tal acción de atornillar o saltar proviene de las reacciones químicas en las células. Nada que ver con la gravead. Parece que la super-fuerza no es una habilidad ganada por los astronautas cuando están el espacio exterior.

Ciertamente no, los tripulantes de estaciones espaciales, después de carecer de la gravedad terrestre, presentan una disminución de tono muscular y atrofia muscular, cuando el caso es grave. "Normalmente, los músculos de todas las personas hacen un duro trabajo que pasa desapercibido, aunque sólo sea levantando su cuerpo y manteniendo una postura contra la gravedad. En el espacio, ese trabajo muscular constante desaparece", explica Kenneth Baldwin, profesor del Departamento de Fisiología y Biofísica de la Universidad de California.

Conjuntamente, durante el estado de ingravidez, los huesos no necesitan proporcionar soporte; en consecuencia, la tensión que usualmente se aplica a los huesos es muy pequeña o nula. La falta de tensión en los huesos puede ser la causa de la pérdida progresiva de la masa ósea que afecta a las personas que pasan mucho tiempo en el espacio. (Esta ausencia de tensión se encuentra en algunos terrícolas confinados a estar en cama por una enfermedad o por su edad avanzada). Nicole Buckley, director de Ciencias Físicas en la Agencia Espacial Canadiense (CSA) explicó que los astronautas en el espacio pueden perder más del 2% de su masa ósea al mes, cantidad que supera a la masa ósea que pierden los pacientes con osteoporosis.

Por ello los astronautas deben apegarse a una rutina de ejercicios, la mayoría isométricos, para evitar la atrofia muscular. Otra posibilidad poco convencional para tal enfermedad en los tejidos de los astronautas es por medio de pastillas. Las píldoras anti-atrofia son sólo una especulación aún, dice Baldwin, pero hay razones plausibles para que sean posibles. La razón es que cuando la atrofia llega, el músculo no sólo se marchita de forma pasiva, ¡se destruye activamente el músculo a si mismo!

Una compleja mezcla de enzimas en el interior de las células musculares desensambla las proteínas musculares molécula a molécula. "Para separar las proteínas, se necesita una gran cantidad de energía", apunta Baldwin. Si los científicos pudieran identificar una enzima catalizadora de este proceso e introducirla en el entramado, serían capaces de diseñar un medicamento que bloquee su acción, disminuyendo la degradación muscular.

Entonces la estrepitosa disminución de la gravedad no nos permite tener mayor fuerza. Al contrario, nuestra masa muscular y ósea pueden peligrar seriamente. Este problema se debe solucionar para poder realizar vuelos espaciales muy prolongados, como los que se requieren para ir a Marte. Por otro lado, sonriamos; si no podemos adquirir super-fuerza por la ausencia de gravedad; tampoco los extraterrestres que visitan un planeta de menor gravedad, como Superman en la Tierra, adquieren esta habilidad.

Además de Superman, ¿Qué extraterrestres con super-fuerza están la Tierra?





Más información en:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.