El famoso astrónomo que hacia cartas astrológicas

Esta es la historia de Kepler, quien es pilar de la mecánica clásica, pero también hacia cartas astrológicas para la corte de Rodolfo II.

Primero unos antecedentes. Kepler nació en el seno de una familia pobre, en la zona de lo que hoy es Alemania, su padre era soldado y pronto se perdió en una de las guerras que en ese tiempo eran muy frecuentes. Una de las razones por las cuales se producían las guerras era porque la pugna entre las facciones católicas v.s. las alas protestantes se tornaban muy violentas. Kepler nació en un tiempo convulso y sin cuna de oro.

Kepler era un copernicano desde muy joven, es decir aceptaba la teoría heliocéntrica de Copérnico. Sin embargo, Kepler se encontraba en una de las cortes más excéntricas de toda la historia, la corte de Rodolfo II; por ejemplo, él tenia un ejercito de enanos. Este monarca era muy adepto a las artes oscuras, a la alquimia, y a la astrología; tenía una gran colección de libros e intentaba practicar algo de estas llamadas artes oscuras. De esta forma Rodolfo se rodeo de toda clase de extraños personajes, quienes afirmaban ver el futuro, crear oro de sales inertes y hablar con los antiguos espíritus del más allá.

Por ejemplo, Tal era el entusiasmo de Rodolfo II a la astrología que financio la construcción del centro astronómico más importante de Europa en ese siglo, Uraniborg. El centro era dirigido por Tycho Brahe (quien usaba una prótesis metalica en el nariz), ahh y quien además era excelente en registrar la posición de los astros. Cuando Kepler entro a trabajar con el experimental, chocaron sus caracteres, entre otras cosas porque Tycho defendia el modelo de una Tierra en el centro del Universo, mientras que Kepler estaba muy influenciado por el modelo heliocéntrico, especialmente porque el mismo Rodolfo II le entregó libros de Galileo en 1610.

Para fortuna de Kepler, Tycho muere, y hereda el centro, las cartas y los datos de Tycho, con esa valiosa información Kepler emprende un trabajo teórico para describir el movimiento de los astros. Por su pensamiento religioso, al principio, Kepler deseaba rescatar el modelo donde los astros se mueven en círculos perfectos, encontró que no funcionaba; después uso óvalos, otro fracaso; finalmente empleo elipses, los datos ajustaban, se podían deducir leyes a partir de tales ajustes de curvas. Sin embargo Kepler siempre sintió que era un modelo demasiado complicado, no sabía que este trabajo le valdría ser uno de los fundadores de la mecánica clásica, la física, de la ciencia moderna.

Por otro lado, Kepler tenia que complacer las tareas que le ordenaba su única fuente de recursos, y mira que la ciencia es onerosa. Kepler tenia que realizar las cartas astrológicas de los cortesanos y del mismo Rodolfo II, quien al final de su vida presentaba cuadros de demencia (no estoy seguro si porque creía en la astrología).

No hay pruebas de que Kepler creyera o no en la astrología. Pero es irrefutable que tenía que complacer las excentricidades de su monarca. De otra manera, se varia en gran peligro de ser ejecutado o ser expulsado de la corte, esta última opción significaba perder la fuente para realizar investigación.

Los tiempos de la vida de Kepler eran tumultuosos, la ciencia se arrastraba para emerger de la oscuridad de la Edad Media. Todos los que deseaban investigar a la naturaleza tenían que congraciarse con un mecenas y obtener dinero, por ejemplo ya te contamos el caso de Galileo y los Médici. Kepler se adapto a las circunstancias para poder sobrevivir, que al final es lo que buscan todos los humanos.

Como Kepler, ¿Habrá científicos obligados a hacer coba a sus superiores?

¿Conoces algún caso?

Enlaces relacionados:

Muchas imagenes de Kepler

5 comentarios:

  1. Anónimo9:41 p.m.

    Por eso fue Kepler quien dijo: "La Astronomia tiene una hermana loca que es la astrologia, pero es la que le da de comer".

    Buen post.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:12 p.m.

    Es probable que hoy en día muchos investigadores se sientan obligados a publicar excesivamente en temas que no los apasionan para poder sobrevivir en el mundo académico. Quizas como Kepler eso les otorgue algún tiempo libre para hacer lo que realmente les gusta.

    ResponderEliminar
  3. Cierto, tienen mucha razón en sus palabras.
    La ciencia se debe hacer por vocación, no porque falta empleo.

    ResponderEliminar
  4. En su libro Los sonámbulos donde analiza los trabajos y biografias de Newton, Brahe, Kepler, Galileo y Copernico destaca un hecho curioso al respecto:
    Kepler todos los años hacia su carta astrológica, a excepción de su último año, 1630.

    ResponderEliminar
  5. Los Sonámbulos es de Arthur Koestler.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.