El canto del quetzal en las escaleras de las pirámides mayas.

Son varias las pirámides de la civilización maya que presentan fenómenos acústicos curiosos e intrigantes. Por ejemplo, dar aplausos frente a sus escaleras exteriores produce un eco parecido al canto del quetzal, un ave emblemática y mística para los mayas.

La siguiente capsula breve, en español, es del Discovery-Channel:


Efectivamente, este fenómeno acústico también lo presentan otras pirámides mayas; tal como la pirámide del adivino en Uxmal (lo que me consta), y este video evidencia el efecto en la zona arqueológica de Tikal:


¿Cómo se produce el fenómeno?
Al dar un aplauso frente a una pared grande, vertical y plana el sonido es reflejado con menor intensidad, lo que escuchamos le llamamos eco. En contraste, como menciona J.A. Cruz Calleja y amigos, cuando aplaudimos frente a estas escalinatas, el sonido es reflejado por una superficie periódica; así el eco es generado por una repetición continua del sonido del aplauso. Estas reflexiones sonoras crean desplazamientos de fase en la onda original, lo cual produce interferencia destructiva y constructiva en la onda reflejada neta, la que escuchamos, ver la figura inferior. Es decir, una parte del sonido se pierde y otra se amplifica.

Imagen que representa el efecto de interferencia
sonoro del eco de las escaleras y las variables
de más importancia, vía J.A. Cruz Calleja.
Este fenómeno sonoro es similar a un efecto óptico donde algunos cristales, en cierta dirección, pueden amplificar la intensidad de un haz de rayos-X. Este famoso y útil efecto es conocido como difracción de Bragg. Dado que el sonido es una onda, también puede presentar difracción.

Entonces, como se muestra en la figura de abajo, en gráficos especializados para analizar estos sonidos (sonogramas), donde el eje vertical se representa la frecuencia, en el eje horizontal el tiempo y con colores se representa la intensidad del sonido (en rojo están los más intensos, en azul los menos); del lado derecho se muestra la representación del aplauso y el eco, del lado izquierdo el trinar del quetzal. Claramente, son sonidos muy parecidos el eco y el canto del ave.

Imagen de un sonograma, comparación del sonido de un
aplauso,  el eco producido por una pirámide maya y
el canto de un quetzal.
Por supuesto, para nada esperamos que el sonido del eco sea idéntico al del ave, pero si es lo suficientemente reconocible. Así, de modo similar una vieja grabación de Caruso es imperfecta; pero nos permite reconocer la voz del cantante. Por tu cuenta puedes hacer análisis similares, pues puedes utilizar los archivos sonoros de David Lubman, quien es investigador pionero de este tema.

Suponiendo que sea intencionada la reproducción del canto del quetzal en el eco de la pirámide, es notable que después de cientos de años, erosión y daños en las estructuras todavía podamos reconocer el sonido.
Con todo, habrá que esperar los resultados de arqueología comparada y de experimentos físicos para tener una pista clara de que si el canto del quetzal en el eco de las pirámides era parte de una tecnología o sólo es una casualidad.

Mientras tanto esperemos que algunos arquitectos tomen estas ideas para construir edificios que reproduzcan un sonido representativo de nuestra sociedad: ¿Cuál sonido les sugerirías y en qué edificio? Después de todo, ya tenemos carreteras musicales, pero esa... esa es otra historia.

Por cierto, esta entra es también una colaboración para Amazings
Referencias:
ResearchBlogging.org
Declercq, N., Degrieck, J., Briers, R., & Leroy, O. (2004). A theoretical study of special acoustic effects caused by the staircase of the El Castillo pyramid at the Maya ruins of Chichen-Itza in Mexico The Journal of the Acoustical Society of America, 116 (6) DOI: 10.1121/1.1764833

2 comentarios:

  1. Como supieron como lograr eso?....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabemos si fue intencional la producción del efecto.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.