Variaciones del mismo experimento: la solución para evitar errores conceptuales.

Acabo de leer una muy buena nota sobre la reproducibilidad de un experimento es prueba insuficiente para garantizar la veracidad de un modelo. Luego, ¿qué puede garantizar la validez de una idea?. La respuesta es simple: las variaciones controladas del mismo experimento.

En los blogs fogonazos y emulenews nos han mostrado ejemplos sobre casos donde es importante contar con un experimento con una única variación y su contraparte de control:

1)El caso del asesino de los cotonetes. Fueron muchos los casos criminales donde aparecía un único común denominador: el embarque de cotonetes de los que se hacían las pruebas de ADN. Al parecer un empleado los contamino (tal vez sin intensión), pero por años los policías vieron su rastro de ADN en muy muchos y muy diferentes crimines.

2) El caso del efecto oculto. Basto cambiar de recipiente para encontrar que un efecto químico era activado por otra sustancia, y no por el que se suponía por años que era el causante.
Por ello, como dijo Carl Sagan, en tres sabias recomendaciones, que yo reescribo:

1) Asegúrate de tener experimentos de control doble ciego
2) En tus experimentos, sistemáticamente controla todas las variables excepto una.
3) Evita obsesionarte, con una conclusión, solo porque es tuya.

Conclusión. Pequeñas variaciones del mismo experimento nos pueden permitir tener mejores resultados al final de una jornada.

Pero,¿ tú qué opinas?, ¿se pierde el tiempo con sistematizaciones, dignas de un obsesionado?, ¿están libres los científicos para saltar a conclusiones con poco sustento experimental?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.