Tu investigación científica y las posibles aplicaciones.

Los productos de una tecnología emergente no son las primeras aplicaciones de una investigación científica. Veamos algunos ejemplos significativos:

1) Los primeros motores de vapor se empleaban en la minas. Mucho tiempo después se empleo para mover vehículos, como buques.

2) La primera aplicación de la radio fue para enviar mensajes entre barcos y la costa. Las primeras estaciones comerciales de entretenimiento y de noticias tardaron varios años en surgir.

3) La primera computadora electrónica se construyo para obtener tablas de disparo que requería la armada de E.U. . Hoy es una herramienta de escritorio indispensable para muchas personas.

Estos tres ejemplos muestran que las investigaciones de ciencia básica terminan en vertientes inpensables por los precursores de la tecnología. Es decir, hacemos investigación básica especulando en una aplicación determinada, pero muy probablemente sea en otro campo donde se necesite y desarrolle un producto con esa tecnología.

Son las comunicaciones inalámbricas (tú celular, vamos) el ejemplo de la lentitud con la que se desarrollan las tecnologías respecto a la investigación básica:

1) Instrumento de laboratorio. La tecnología comenzó como un instrumento utilizado por Heinrich Rudolph Hertz para demostrar la teoría electromagnética de Maxwell.

2) Telegrafía inalámbrica. Guillermo Marconi fue muy hábil en obtener el dinero para la explotación comercial de las ondas electromagnéticas como una alternativa de la telegrafía con alambres (que en esa época era una industria poderosa y pujante). Para la aplicación las investigaciones se centraron en la obtención de emisores poderosos y sensores muy sensibles, en la obtención de códigos y codificaciones para obtener señales limpias de ruido.

3) Telefonía inalámbrica y emisor por radio. Con el desarrollo de los diodos y triodos de tubos al vacío se contó con transmisores continuos de señales; lo cual desencadeno nuevos negocios de emisoras de radio y telefonía.

4) Teléfonos celulares. Los conceptos ya estaban, se tenía la tecnología y esquemas desarrollados en la segunda guerra mundial. Todo estaba listo para una distribución masiva de telefonía móvil e inalámbrica.

Seguro Maxwell y Hertz no se imaginaban que en existiera un aparato pequeño donde se podía ver imágenes, comunicares con amigos y jugar con otros a millas de distancia: un celular.

¿Qué puedo aprender de todo esto? Que tu trabajo de investigación debe ser justificado para una aplicación (seguro), pero lo más probable es que no será esa su primera aplicación o la más importante. Por ello, evita las discusiones bizantinas por defender la importancia de tu trabajo, no lo tomes los pleitos en serio. Vive más ecuánime.

¡Felices experimentos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.