Superman, la herramienta quirúrgica

Superman en su nuevo empleo como ayudante de médicos
¿Coincidencias de la vida? Tal vez.  Recientemente he tenido que hacer varias visitas al hospital y a radiología por placas de rayos-X. Simultáneamente, en el laboratorio están instalando una máquina de rayos-x para hacer caracterizaciones de materiales. En fin, navegando por la red me encontré con este fragmento de historieta  de los años 60s; aquí un grupo de cirujanos le piden ayuda a Superman. El dialogo se desarrolla así:

― Mi paciente tiene un fragmento de vidrio en alguna parte de su cerebro, pero porque los rayos-x ordinarios no pueden revelar la localización de la astilla, no podemos operar.
― ¡Mmmm! ¡Mi propia visión de rayos-x tiene un mayor rango que cualquier máquina de rayos-x de hospital. Así que no se preocupen!
― ¡Puedo ver la astilla! Muy bien, ¡Doctor prepárese para operar!

Lindo tener a un superhéroe ayudando en una operación (esperemos que Wolverine no sea quien corte y suture). Así con todo el animo de ir más allá de este dialogo de historieta: ¿los rayos-x pueden detectar vidrio incrustado en tejido blando, como en el cerebro?

Pues bien las máquinas de rayos-x  cuentan con poder penetración para atravesar el cráneo y el cerebro. Esta radiación será absorbida por átomos más pesados que el calcio (que los huesos tienen en abundancia) pero será transparente para elementos más ligeros como el hidrógeno, carbón y oxigeno. Por esta razón las imágenes radiológicas muestran  con nitidez los huesos, pero no los tumores, la grasa, el tejido blando.

Las máquinas de rayos-x usadas en la decáda de los 60s (cuando esta historieta fue publicada) eran más potentes que los equipos de hoy en día. Ahora las zonas expuestas son minimizadas y las dosis de radiación son mucho menores.  Pues bien, el problema de localizar una astilla de vidrio es que muchos de ellos son transparentes a los rayos-x. Solamente los vidrios compuestos de suficientes elementos pesados, como plomo, pueden absorber esta radiación. Sin importar la potencia, los materiales absorben determinadas longitudes de onda, que caracterizan a la radiación.

Longitudes de onda grandes definen la radiación infrarroja, más cortas a la luz visible (los colores: azul, verde, rojo, etc.), todavía más corta a la radiación ultravioleta (que es rápidamente absorbida por el cuerpo), y todavía más corta que los rayos-x encontramos  a la radiación gamma (con buena penetración, pero solo si eres un fan de las enfermedades por radiación).

Las ventanas de plomo son un producto que se usa como protección en laboratorios de radiología y parece que algunos vidrios de auto contienen este elemento. Estos fácilmente se detectan por rayos-x, pues se absorbe la radiación.

Pues bien, Dan Tandber afirma, en un articulo de la Revista de la Asociación Medica Americana, que después de insertar 66 fragmentos en vidrio de musculo de pollo, logro obtener nítidas imágenes de los vidrios. Parece que localizar fragmentos de vidro en tejido blando puede ser más común de lo que me imaginaba inicialmente, pero siempre dependerá de la composición de la muestra.

Por otro lado, siempre me ha inquietado pensar que Superman envía rayos-X desde sus ojos, ya he platicado que esta concepción de la vista la tenían los griegos antiguos. Tal tipo de visión implica que el héroe ve el reflejo de tal radiación; algo que es muy difícil. Pues por su pobre interacción los rayos-x suelen atravesar más que rebotar de los materiales amorfos, como de los que esta compuesto el cuerpo humano. Aunque si existe tecnología para desviar los haces de rayos-x.

Igual me inquieta que la fuente de radiación se encuentre detrás del paciente. El problema es que el tejido del enfermo tiene que interactuar con tal radiación, la extrema sensiblidad en la vista de Superman es tema menor.

Debraye biofísico por una historieta, seguro que es lo que representa esta entrada. Lo que demuestra que se puede hacer enlazando el mundo del entretenimiento,  la investigación seria, y la curiosidad, el motor del progreso.

Referecias
JAMA. 1982;248(15):1872-1874. doi:10.1001/jama.1982.03330150058025.

Por cierto esta entrada participa en el LV Carnaval de la Física alojado en esta ocasión en el blog: Cosmos -el Universo.

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.