¿Belleza matemática sobre experimento físico? Para nada


En el año 1938, el gran físico Paul Dirac dijo:
La Matemática pura y la física pura se han hecho cada vez más cercanas, aunque sus métodos permanecen diferentes. Podría describir la situación diciendo que el matemático juega a inventar las reglas, mientras que el físico juega las reglas que son provistas por la Naturaleza; pero como el tiempo avanza, cada vez es más evidente que las reglas que el matemático encuentra interesantes son las mismas que la Naturaleza ha escogido.
Evidentemente Dirac era un físico TEÓRICO. Y nos regalo otra perla de frase: "Las leyes físicas deben tener la simplicidad y belleza de las matemáticas". Y ese concepto de belleza matemática  puede ser muy elusivo, poco objetivo,  e incluso presentar un problema. Un serio problema para todos los amantes de la belleza: cegarnos a la verdad natural.

Como cuando caes en enamoramiento de esa chica con curvas peligrosas, pero en realidad ella te trata peor que exclamo en los tiempos de Neron. Pero tu la amas, porque es bella. Eso es peor que estar en la friendzone

Mi punto es que desde Galileo la matematización para describir fenómenos naturales se ha dado. Y con gran éxito ha transcendido. Seguirá sucediendo y sus frutos serán exitosos.

Pero hay círculos de físicos, de poder consolidado, que superponen sus ideas e ideales matemáticos sobre la experiencia en grados patológicos. Y para algunos sus contribuciones se han perdido en la oscuridad, en el olvido total. Su olvido les da más poder a los locos por la teoría.

Es cierto, por medio de la teoría hemos encontrado fenómenos que la naturaleza se guardaba para ella. La historia sobre la difracción de la luz en un esfera opaca debe ser de mis favoritos ejemplos de este caso, donde la predicción matemática precede al experimento. Y existen muchas más historias como esas, pero los casos donde la teoría robusta, bella pero equivocada también son abundantes.
Tengo colegas que están seguros que lo que las imágenes que ven en la computadora, después de una prologanda simulación, representan fielmente, pixel a pixel, a la naturaleza. Después usan un trapo, limpian su pantalla y se dan cuenta que lo que creían era una característica oculta al ojo experimental, era salsa de tomate que derramaron en su última orgía de pizza.

El filosofo y físico Mario Bunge afirman con decisión que la física es proponedoramente FÁCTICA. Mientras que el premio Nobel de física, R. Fenyman decía: "Sin importar lo listo que seas, sin importar lo bella que sea tu idea, si falla la prueba experimental, debes corregir tus ecuaciones".

La verdad, yo me considero un pragmático cínico. Si Ud. consigue los recursos para hacer ciencia, haga la ciencia como mejor le de resultados. Sin importar su tema, sin importar sus métodos Ud. siempre encontrará una revista que le publique. Pero eso no implica que Ud. tenga la razón y que la gente le siga a través del camino que trace. Una buena investigación científica debería de explorar múltiples enfoques para sostener sus dichos, lo cual es inusual en gremios tradicionalistas y de poca interacción multidisiplinar. Creo que teoría, observación y experimentos se retroalimentan para hacer ciencia, buena ciencia.

Dirac tuvo suerte de que sus ideas fueran aceptadas y confirmadas. Boltzman (otro pilar de la buena física teórica) tuvo la desgracia de que sus ideas no fueran aceptadas y confirmadas en vida. Y mis amigos del Instituto tienen la suerte de sus ideas sean costeadas con becas, LOL.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.