Cuando modelábamos complejas moléculas con papel doblado



Seguro que Linus Pauling debió ser un personaje inspirador o aterrador para sus colegas contemporáneos. Además de ganar dos premios Nobel (uno por sus aportes científicos y otro adicional por los humanísticos) en sus entrevistas y conferencias relataba que su trabajo fluía con la sencillez propia de quién es amado por las musas.

Hoy en día, la mayoría de la población cuenta con teléfonos celulares con una capacidad de cálculo y visualización millones de veces superior a lo que se contaban los científicos de la NASA para enviar al primer hombre a la luna.

Pero en el año de 1948 las computadoras ocupaban grandes sotanos, pesaban toneladas y su programación era engorrosa, por ser amables. Así que muy pocas personas tenían acceso a estos cacharros para hacer cálculos, mucho menos para intentar visualizar la estructura de una bio-molécula.

A falta de computadoras, los investigadores de esa época usaban modelos de papel y cartón de colores para reproducir la estructura de complejas moléculas. Aunque se contaba con variada información sobre las formas que tomaban las moléculas, era insipiente la investigación de los modelos tridimensionales. Creo que el proceso de hacer tales modelos es extraordinariamente relatada por otro premio Nobel contemporáneo de Linus, J. Watson en su libro: "La doble hélice".

Básicamente, hacían lo que hacen hoy muchos jovencísimos estudiantes al hacer sus modelos, por ejemplo de ADN, y luego llevarlos a casa para que su mamá los vea. Así que lo que hoy es una práctica para niños, hace más de 60 años era parte de una investigación postdoctoral. La diferencia está en la cantidad y calidad de información de aquellos lejanos años, pues hoy emulamos lo que ellos trabajaron.

Seguramente es obsoleto seguir jugando con papel de colores para estudiar la estructura de novedosas moléculas. Lo de hoy es usar diversos programas de ordenador. Mañana, espero con esperanza, nuestros nietos se reirán de nuestras interfaces y algoritmos mientras hagan modelos de órganos enteros y funcionales, y se los lleven con orgullo para que sus mamas lo vean.

Pero en cualquier tiempo, contar con datos nuevos son la llave para hacer descubrimientos espectaculares. Sin importar el medio de investigación: poderosas computadoras u hojas de papel dobladas; son los fundamentos de la idea y su presentación como inferencia novedosa los que define la ciencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.