La breve historia de la acupuntura (Nada de milenaria)

Por lo general se afirma que la acupuntura se origino en China, pero los primeros documentos que la mencionan son de tan solo unos cuantos cientos de años de nuestra era. Se ha especulado que piedras afiladas y huesos tallados que datan de 6,000 A.C. pudieron ser utilizados como instrumentos para tratamientos de acupuntura, pero estos instrumentos simplemente se pudieron utilizar como instrumentos quirúrgicos para drenar la sangre o pinchar abscesos.

Una creencia reciente
No existen pruebas arqueológicas de que la acupuntura se utilizara en China antes del 198 A.C., aunque si existen referencia sobre el sistema de conductos/canales vitales, pero muy diferentes del modelo que se acepto posteriormente. Incluso hay especulaciones alrededor de la localización de los tatuajes que tiene el “hombre de hielo” quien murió en las montañas alpinas hace aprox. 3300 A.C. Estas marcas pueden indicar una forma de tratamiento similar a la acupuntura desarrollada independientemente en China.

Un manual didáctico 
El primer documento que describe un sistema organizado para el diagnostico y tratamiento (reconocido por la acupuntura) es “the yellow Emperor’s clasic of internal medicine” del año 100 A.C. La información es presentada en forma de preguntas, realizadas por el emperador y respondidas por su primer ministro. El texto es probablemente una compilación de tradiciones, y presentada en términos de la filosofía taotista. El concepto de canales (meridianos o conductos) en que la energía vital (Qi) fluye son bien establecidos en esta época. Aunque la localización anatómica precisa de los puntos de acupuntura se desarrollara después.

La acupuntura continuo su desarrollo en las siguientes centurias y gradualmente se convirtieron en un una terapia estándar en China, de la misma manera que lo fue el uso de hierbas, masaje, dieta y la moxibustions (terapia a base de calor). Muchas teorías exotéricas del diagnostico y tratamiento emergieron, algunas veces contradiciéndose. Estatuas de bronce del siglo XV muestran los puntos de acupuntura que se emplean hoy en día. Durante la dinastía Ming (1364-1644) el gran compendio de acupuntura y moxibustion fue publicado, que forman las bases de lo que hoy es la moderna acupuntura. En él está una clara descripción de los 265 puntos que representan las entradas a los canales; y que a través de agujas insertadas se puede modificar el flujo de la energía Qi. Hay que señalar que el conocimiento de salud-enfermedad en China se desarrollo puramente por la observación de seres vivos porque la disección humana estaba prohibida, Así, la anatomía era desconocida.

Los años de la prohibición
El interés por la acupuntura disminuyo entre los chinos en el siglo XVII por lo que en adelante fue sujeto de irracional y superstición. De hecho, fue excluido del Instituto Médico Imperial por decreto del emperador en 1822. Este declive gradual llevo a la acupuntura (y otras formas de medicina tradicional) a estar fuera de la ley, en a que en 1929.

Después de la instalación del gobierno comunista en 1949, las formas tradicionales de medicina (incluyendo la acupuntura) fueron restauradas posiblemente por motivos nacionalistas pero también como un medio de proveer salud a niveles masivos de la población. Así, la acupuntura regreso a los institutos en 1950.

El regreso del dragón clavado de agujas
La diseminación de la acupuntura a otros países sucedió por varias rutas. En el siglo XVI, Korea y Japón asimilaron la acupuntura China, mientras que la acupuntura llego a Vietnam en el siglo XVIII. Francia fue de los primeros países occidentales en adoptar la acupuntura, Berlioz, El padre del compositor, contaba con clínicas de acupuntura y escribió textos sobre el tema, en 1816.

Actualmente, muchos practicantes han desechado el concepto de flujo del Qi y han adoptado un modelo neurológico. Basados en que las agujas de acupuntura estimulan terminaciones nerviosas y alteran funciones cerebrales, en particular las relacionadas con el dolor.

Hay una plétora de mecanismo que sugieren la acción de la acupuntura, pero muy pocos datos que valide algún mecanismo relevante para la práctica clínica. La evidencia de efectividad clínica es elusiva por muchas condiciones como el dolor crónico. Aunque hay investigaciones sistemáticas que dan evidencia confiable del valor de la acupuntura en tratar nauseas, dolor dental, dolor de espalda y dolor de cabeza.

Para terminar
Lo cierto es que para validar la acupuntura se requiere seguir un experimento de doble ciego, muy complicado de llevar a cabo porque implica la acción mecánica de invadir el cuerpo con las agujas sin que se de cuenta el sujeto de pruebas. Como escéptico, este tema me causa más preguntas que certezas.  

Fuente:
ResearchBlogging.org White, A. (2004). A brief history of acupuncture Rheumatology, 43 (5), 662-663 DOI: 10.1093/rheumatology/keg005

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.