5 esenciales ejercicios para ser más creativos en el trabajo o la escuela

MUCHA gente me suele preguntar de técnicas para aumentar la creatividad, ya sea porque quieren emprender un proyecto o deben hacer una deber escolar semestral -e.g. exposición, experimento o ensayo. Todos solemos tener "sequías creativas" por lo cual los hábitos nos permiten que el flujo de ideas siga a nuestro favor. Estos cinco consejos se basa en rutinas que podemos hacer cuando vamos a emprender una nueva tarea, sin importar cual sea su naturaleza. Además sirven de juego mental, seguro te divertirán y te serán útiles.

1) Cambia la perspectiva del problema; mientras más diversas las visiones, mejor. Por ejemplo, te puedes preguntar: ¿cómo resolverían este problema hace 10 años o 30 años?, ¿cómo lo resolvería mi héroe ficticio o histórico? La idea es que lo intentes resolver desde otro marco de referencia al que estas acostumbrado, las respuestas seguro que serán sorprendentes.

2) Cuestiona todo; nunca dejes las cosas por sentado. Cuando te encuentras en el momento de generar ideas creativas lo mejor es ser escéptico con cada idea preconcebida. Por ejemplo, si tienes que hacer un modelo de un barco, te puedes preguntar si ese barco realmente puede flotar, si da lo mismo que este en un lago pequeño, que en el mar abierto. Si tienes que hacer un video sobre una batalla histórica, puedes investigar sobre cómo era la vestimenta de la época y que implicaba para los involucrados. Y así hay un largo etcétera de cuestiones que puedes hacer. En otro etapa del proyecto puedes aceptar lo que te dicen, en este momento: "la sospecha es tu amiga".

3) Generaliza al máximo la pregunta inicial para hacerla la más abstracta posible; y después, fragméntala hasta sus raíces más profundas. Este ejercicio es muy habitual en ciencia, convertir un una pregunta general en una idea general y luego particularizarla. Por ejemplo, si lo que desea es hacer un modelo funcional a escala de una avión, primero debes hacer que el modelo sea aerodinámicamente correcto (que vuele pues), luego deberías mejorar una característica: el tiempo de vuelo, su velocidad, que haga o no piruetas; eso ya es resolver un asunto particular.

4) Cambia las palabras de los enunciados. Usa cualquier clase de palabras que desees, la coherencia puede venir después. Se trata de desarrollar una "lluvia de ideas" que te permitan después analizar su validez. Por ejemplo, si digo la "luz es una onda", relaciono onda con sonido y divergentemente llego a decir: "la luz es una canción"; ¿en qué condiciones es correcta esta frase?

5) Lleva las conceptos al extremo. Aquí la idea es encontrar los límites de ideas (afirmaciones, ejemplos, etc.) Por ejemplo si te dicen: la temperatura más baja que se puede alcanzar es cero kelvin, la pregunta natural es ¿cuál es la temperatura más alta que puede tener la naturaleza? Otros ejemplo, menos técnicos: en la economía cotidiana, las monedas fueron remplazados por los billetes, y estos por tarjetas de crédito; en el futuro ¿reemplazaremos la tarjeta con una muestra de ADN para validar nuestro crédito y hacer una compra?. Un ejemplo extra: la pintura a evolucionado para llegar puntos muy abstractos, donde la forma definida se ha perdido; ¿la pintura se puede deshacerse del contraste de tonos, incluso de los colores?

En resumen. Se trata de poner las ideas en perspectiva inusuales, de experimentar una y otra vez hasta encontrar la que nos interesa y motive a trabajar.

¿Qué te funciona cuando te falta inspiración? Déjanos un comentario, que tu voz es vital para este blog.

¡Felices experimentos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se produjo un error en este gadget.